Casillas, sonriente en la habitación del hospital de Oporto en el que está ingresado.

Iker Casillas ha sido, sin ninguna duda, el gran protagonista de la semana por algo que, tristemente, poco tiene que ver con el fútbol, pero que es más importante aún. El portero mostoleño sufrió un infarto de miocardio leve el pasado miércoles después de realizar el entrenamiento con el Oporto y fue llevado al hospital de urgencia.

La leyenda blanca, que fue sometido a un cateterismo, fue intervenida con éxito y, desde entonces, las buenas noticias no se han hecho esperar y cada vez son mejores. El club portugués ha informado esta misma tarde en un comunicado oficial que Casillasabandonó ya la unidad de cuidados intensivos y “pasó para cuidados intermedios y todos los parámetros evolucionan dentro de la normalidad”.

Además, el Oporto ha añadido también de que mantiene “una buena disposición y el sentido del humor habitual”. Casillas se está recuperando muy favorablemente y su mujer, Sara Carbonero, ha informado de que “la idea es que salga del hospital el lunes”.

El entrenador de los ‘dragones’, Sergio Conceição, confirmó que toda la plantilla visitará durante la tarde de este viernes al exjugador blanco, aunque lo hará en pequeños grupos porque el jugador necesita tranquilidad y descanso. Previamente, compañeros y amigos como Oliver Torres y Adrián ya le habían visitado también. Todo el mundo, más allá del fútbol también, está con Iker: ¡Ánimo!