Casillas, sonriente en la habitación del hospital de Oporto en el que está ingresado.

Iker Casillas nos ha dado el gran susto de la jornada. El ex capitán del Real Madrid ha sufrido un infarto en pleno entrenamiento con su club, el Oporto, y muchos llegaron a temerse lo peor.

Por suerte, todo ha quedado en un susto y todo ha quedado “controlado”, según ha comentado el propio Casillas en sus redes sociales.

“Todo controlado por aquí, un susto grande pero con las fuerzas intactas. Muchísimas gracias a todos por los mensajes y el cariño”, ha escrito Casillas en su cuenta de Twitter acompañado de una fotografía en la que aparece en la cama del hospital de Oporto en el que se encuentra.

A sus 38 años, Casillas acababa de renovar por una campaña más con el Oporto y si médicamente no hay ningún inconveniente, el portero español volverá a colocarse los guantes la próxima temporada.