Kylian Mbappé está cada vez más cerca del Real Madrid. No es ajeno a los rumores que dan por hecho la inminente llegada de Leo Messi al PSG y eso, como es lógico, le colocaría a la sombra del argentino. Algo que no está dispuesto a aceptar, ya que lleva meses repitiendo que quiere ser el líder de un nuevo proyecto.

En el debut liguero del PSG ante el Troyes, que acabó con victoria de los de Pochettino por un gol a dos, de produjo una imagen que está dando la vuelta al mundo. Mientras que todos los jugadores de su equipo se abrazaban en uno de los tantos, él permanecía distante y sin apenas entusiasmo.

Tiene la cabeza más fiera que dentro del Parque de los Principes. Lleva meses soñando con salir del club y ahora que Messi va a ahitarle protagonismo, lo tiene todavía más claro. De hecho, veremos si no le arrebata el dorsal 10 a su amigo Neymar Jr, que está ansioso por jugar de nuevo con él.

Por otra parte, el PSG no puede pagar a Messi, Neymar y ofrecerle el doble a Mbappé en la renovación. El Fair Play Financiero está para cumplirlo y, por mucho que Al-Khelaifi tenga buenísimas relaciones con Ceferin, hay cosas que no se pueden aceptar.

Clubes como el Real Madrid trabajan para cumplir el Fair Play, las normas de LaLiga, y luego hay otros que se saltan todas las normas y no son castigados. El PSG ya ha recibido varios avisos por parte del control económico de la Ligue-1. La UEFA, mientras tanto, calla.

Veremos lo que sucede en los próximos días. La llegada de Messi a Paris es inminente. La decisión de Mbappé de fichar por el Real Madrid es inamovible y sólo falta que su club abra la mano.